Miguel Hidalgo y Costilla

Con motivo de la cercanía de un aniversario más del inicio de la Guerra de Independencia de México, y de que cada vez estamos más cerca del bicentenario del mismo, viene a bien abordar un aspecto un tanto superficial, pero que tal vez sea una pregunta que a más de algún mexicano le habrá pasado por la cabeza en algún momento de su vida. Ya sea en las clases de historia patria en la primaria o bien más adelante, siempre me he preguntado cuál de las imágenes del Padre de la Patria será la más fidedigna.

¿Cómo era físicamente el Cura Hidalgo?

En realidad, Miguel Hidalgo nunca fue retratado. La mayoría de las descripciones de quienes lo vieron y conocieron parecen coincidir en que era, como  señala Paco Ignacio Taibo II (El Cura Hidalgo y sus Amigos, México, 2007, pp. 73, 74) de la siguiente manera:

… de mediana estatura, cargado de espaldas, cabeza caída sobre el pecho… parecía más viejo que sus cincuenta largos años… muy moreno…”.

Sin embargo, los historiadores no se ponen de acuerdo por lo que respecta al color de sus ojos, que van desde azules a cafés, pasando por el verde.

Juan Mateos, citado por José Manuel Villalpando en una biografía del cura (Miguel Hidalgo, México, 2004, p. 17) nos da más luz sobre su apariencia física:

Una cabeza perfectamente modelada, la frente alta… los ojos claros, la nariz recta, los labios delgados, la faz morena y un tanto descolorida, la mirada profundamente reflexiva y todo aquel rostro bañado de una calma concentrada… el cuello algo inclinado hacia la izquierda, más bien por costumbre que por conformación.”

Miguel Hidalgo por Joaquin Ramirez realizada durante el Segundo Imperio

Miguel Hidalgo por Joaquín Ramírez realizada durante el Segundo Imperio

Paradójicamente, la imagen más conocida del cura Hidalgo fue realizada por encargo y durante otra época de intervención de una nación extranjera en México: el imperio de Maximiliano. Es la obra de 240 por 156 centímetros de Joaquín Ramírez, pintor Atlixquense, que se encuentra actualmente en el Museo Nacional de Historia en el Castillo de Chapultepec y que fue tomado de modelo incluso en aquellos viejos billetes de diez pesos que circularon en la década de 1970. Se dice que el pintor Ramírez tuvo la intención de hacer un retrato fidedigno, animándose a ir al pueblo de Dolores a entrevistar a quienes lo habían conocido, no obstante ya habían pasado más de 50 años de su muerte. En esta búsqueda, le fue prestada una pequeña estatua que fue tomada del mismo cura, y atribuida al escultor Clemente Terrazas (la cual se encuentra también en ese museo). También se dice que trató con la hermana de Miguel Hidalgo, quien le proporcionó más datos sobre la apariencia física del Padre de la Patria, y conoció a uno de sus hermanos, a quien la familia le atribuía un gran parecido.

La noche del Grito de Dolores Miguel Hidalgo tenía 57 años. Parece, sin embargo, que efectivamente sus retratos no lo muestran como una persona de esa edad, sino mayor. Sobre esto, señala Fausto Ramírez (La Construcción del Héroe en España y México, México, 2001, pp. 207, 208) que algunos estudiosos del siglo XIX llegaron a la siguiente conclusión:

… a medida que los años corren… los liberales van a ir haciendo mayor hincapié en la vejez del héroe, sabedores del respeto y la veneración que las canas suscitaban en la sociedad.

Estatuilla de Hidalgo por Clemente Terrazas

Estatuilla de Hidalgo por Clemente Terrazas

Nunca sabremos a ciencia cierta cómo era Miguel Hidalgo físicamente, lo que sí sabemos es que era un hombre de gran inteligencia y astucia (por ello le apodaban el zorro), y podría decirse que, como iniciador y caudillo de la lucha por la independencia de nuestro país, sus mayores errores fueron dos: el primero fue la inexplicable decisión de no atacar la Ciudad de México estando en Cuajimalpa, después de la batalla del Monte de las Cruces en la que despedazaron prácticamente a las fuerzas realistas comandadas por el coronel Torcuato Trujillo, y teniendo todos los pronósticos a su favor. Hay muchas versiones sobre las razones que llevaron a Hidalgo a tomar esta decisión, la que él mismo argumentó fue que se habían debilitado sus municiones en la batalla del Monte de las Cruces y prefirió retirarle para abastecerse, sin embargo hay otras, la más aceptada es que quiso evitar en la Ciudad de México los desórdenes y saqueos que causarían sus tropas.  El segundo fue el permitir y tolerar la barbarie y saqueo de su ejército en las ciudades que iban siendo tomadas por la insurgencia, siendo esto motivo de confrontación con Allende. Lo anterior lo orilló a emitir en diciembre de 1810 (cuando ya se habían librado la mayoría de las batallas comandadas por Hidalgo) un bando contra los excesos de la tropa en el que ordenaba:

…que ningún comisionado, ni otro individuo alguno de mis tropas, pueda de propia autoridad tomar cabalgaduras, efectos ni forrajes algunos, … y en caso de que alguno contraviniere a esta mi resolución, procederán inmediatamente contra sus personas.”

Dos errores que, siguiendo el espíritu de “no juzgar a la historia, sino entenderla”, no son suficientes para quitarle el merecido título de Padre de la Patria a aquél hombre que creyó hasta el último minuto de su vida en su causa libertaria.

Anuncios

~ por Hugo Hidalgo en 3 septiembre, 2008.

4 comentarios to “Miguel Hidalgo y Costilla”

  1. Esta interesante el post. era lo que realmente necesitava, ya que soy estudiante de licenciatura de histaria y estoy realizando un trabajo, asi que tu informacion me ayudo, ya que necesitaba datos curiosos y cosas por el estilo. Gracias y realmente me gusto el post

  2. Hugo que buen material, muy convincente te mandamos saludos y gracias ya que tu articulo nos ayudo mucho en un proyecto

  3. gran aportación para la historia de México…

  4. Ah me gusta tu post, andaba buscando escribir sobre algo asi. Excelentes imagenes. aun escribire algo sobre lo que se leyo para la excomunion de Hidalgo, se pasaron!!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: